Sarampión infantil y sus síntomas

sarampion-infantil

 

El sarampión es una enfermedad viral altamente contagiosa, causada por un paramixovirus del género Morbillivirus.

Esta enfermedad se contagia por medio de la respiración, en contacto con los fluidos nasales o bucales infectados, por vía directa o aérea. El período de incubación oscila entre 4-12 días, donde no se presentan síntomas. El período de contagio va desde la aparición de los síntomas hasta 3-5 días luego de la aparición del sarpullido.

Los primero síntomas del virus del sarampión son: fiebre, tos, enrojecimiento e irritación en los ojos, y erupción en la piel, que luego se propaga. Quienes hayan padecido la enfermedad o fuesen vacunados, presentarán inmunidad contra esta afección.

Si bien con la vacunación generalizada, los casos de sarampión descendieron notablemente, hasta desaparecer en países como Canadá y Estados Unidos, las tasas de incidencia de la enfermedad han comenzado a elevarse nuevamente.

Los síntomas de la enfermedad ya manifiesta son:

  • dolor de garganta
  • rinorrea
  • tos
  • dolor muscular
  • fiebre
  • ojos inyectados de sangre
  • manchas de Koplik (diminutas manchas dentro de la boca)
  • fotofobia (sensibilidad a la luz)

Erupción cutánea que aparece 3-5 días luego de los primeros signos de la enfermedad. Puede durar 4-7 días. Por lo general comienza por la cabeza y se extiende luego a otras áreas, progresando en descenso por el cuerpo. Puede aparecer en forma de máculas (áreas planas y decoloradas), o como pápulas (áreas sólidas, rojas y levantadas, que se juntan posteriormente. Aparición de un intenso prurito.

Tratamiento para el sarampión

sarampion-1

Existen dos pruebas de laboratorio para ayudarse en el diagnóstico del virus del sarampión: el cultivo viral, y la serología para el sarampión.

No existe un tratamiento específico para el sarampión. La sintomatología puede aliviarse con reposo en cama, se administra en ocasiones paracetamol o acetaminofén, y con vaporizaciones.

Hay niños que requieren de suplementos de vitamina A, lo que reduce los riesgos de complicaciones y muerte. Esto se da en los países no desarrollados. Este tratamiento no se emplea en niños de otras regiones, pues no se ha determinado si el suplemento resultaría beneficioso en niños que no tengan deficiencias de dicha vitamina.

Existe un antiviral, la ribavirina, que puede ayudar en casos graves, o cuando el sistema inmunitario está debilitado. Pero no hay datos suficientes que corroboren sus efectos y no está aprobado por la FDA.

Las complicaciones que pueden presentarse en esta enfermedad son: otitis media, bronquitis, neumonía, encefalitis.

 

Bibliografia: http://www.cuidadoinfantil.net/sarampion-infantil-y-sintomas.html